Skip to content

Ocupación

“… Lester Rodriguez transforma vehículos sencillos que se movilizan gracias a nuestra energía física, como la bicicleta, la silla de ruedas, para convertirlos en maquinas de combate, carruajes de guerra, prototipos de combate urbano que ironizan nuestra obsesión con las camionetas blindadas, nuestras urbanizaciones cercadas rodeados de vigilantes armados y circuitos cerrados de televisión.

A la vez, estas obras acompañan ciertas reflexiones cercanas al lugar geopolítico que el artista habita, la ciudad de Tegucigalpa donde son palpables las migraciones de dimensiones bíblicas que recorren América de Sur a Norte, que se materializan en trabajos suyos como 285 litros de agua. Allí Rodriguez alude a otro tipo de límite, el de la extrema exterioridad –la cantidad necesaria de agua que precisa un inmigrante ilegal para resistir en la travesía del desierto de Arizona- tan opuesta a la de sus vehículos paranoico-urbanos que buscan ante todo minimizar toda exterioridad”.

SANTIAGO RUEDA